Octavio Paz, crítico de arte 

Octavio Paz

Octavio Paz traduce libremente a palabras los colores, líneas y los estados de espíritu del arte contemporáneo.

 

Octavio Paz y su enciclopedia de arte contemporáneo

Desde 1901, año en que se entregó el primer premio Nobel de literatura, dicho reconocimiento rara vez había caído en manos de un poeta que además era crítico de arte contemporáneo.

¿Qué es la crítica de arte según Paz? Él mismo dejó testimonio de esto en el ensayo Presencia y presente: Baudelaire crítico de arte: “el crítico es un poeta que traduce en palabras líneas y colores. El artista es el traductor universal”. 

El primer acercamiento que tuve con el idioma o mensaje cifrado de algunos artistas modernos y contemporáneos (Rauschenberg, Joseph Cornell, Tamayo, otros) fue gracias a la traducción o interpretación a palabras que Paz escribió con senda elegancia en libros como Los privilegios de la vista I y II.

Una de sus más famosas interpretaciones, y acaso el documento de mayor autoridad acerca de Marcel Duchamp, fue Apariencia Desnuda, la obra de Marcel Duchamp. A este libro el ajedrecista, provocador y artista francés debe su fama en el ámbito hispánico.  

Octavio Paz

Después de muerto el crítico y poeta se convirtió en curador. Las dos exposiciones, “En esto ver aquello, Octavio Paz y el arte” (Bellas Artes 2014) y “Apariencia desnuda” (Museo Jumex 2019) fueron organizadas bajo el guión de sus ideas. En ambas los espectadores hacían fila para entrar.

Cultura de masas

Es famoso el debate público que tuvieron Paz y Monsiváis. Este acusa a aquel de “elitista”, y aquel a este de “pepenador”. Es verdad: con elitista Monsiváis se refería a que Paz estaba en contra del empobrecimiento de la cultura en aras de la accesibilidad a las masas.

Consumo de masas: artículo que tiene como fin divertir y dar placer instantáneo y fácil, sin necesidad de formación ni indagación alguna, sin referentes culturales, generalmente como descafeinado. Y no es que el consumo de masas esté bien o mal, pero siempre hace falta algo más.

Juan Carlos Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *