Magnates mexicanos coleccionistas

coleccionistas

Estos coleccionistas mantienen aceitado el circuito de subastas nacionales e internacionales.

Coleccionistas peso pesado

Grupo Modelo, Coppel, Televisa, Jumex, Grupo R, Telmex-Telcel, el Gobierno, y otros son algunas de las empresas que mantienen aceitado el circuito de subastas. Principalmente porque sus accionistas, presidentes, dueños, vicepresidentes ejecutivos y herederos son entusiastas conocedores y ávidos coleccionistas de arte moderno y contemporáneo.

Por ejemplo, Eugenio López Alonso, presidente de la Fundación Jumex (y creador del museo con el nombre de los conocidos jugos), es uno de los más famosos y reconocidos inversionistas y promotores del arte contemporáneo.
En la revista ARTnews, López Alonso comparece usualmente en el top de los 200 coleccionistas más importantes del mundo. Posee alrededor de 3 000 piezas de artistas como Olafur Eliasson, Doug Aitken o Gabriel Orozco.

Otra entusiasta del arte contemporáneo es María Asunción Aramburuzabala Larregui, una de las herederas del emporio cervecero Grupo Modelo, quien también es asidua de la lista antes mencionada, además de la Art Basel Miami Beach, entre otras.

El matrimonio de Isabel y Agustín Coppel, además de invertir en piezas artísticas de Francis Alÿs, Melanie Smith, Abraham Cruzvillegas y Damián Ortega, administra su acervo y difunde el arte a través de la asociación civil con el nombre de los empresarios. El presidente del Grupo R, operadores de gas y petróleo en México, conserva piezas de Richard Prince, Jeff Koons y Christopher Wool.

Colectores, inversores y difusores

En esta enumeración de colectores, inversores y difusores si se añade a los vicepresidentes ejecutivos de Televisa, a los amigos del Palacio de Bellas Artes, a Carlos Slim Helú, a los Gobiernos estatales y federal, a magnates de la música, a dueños de casa de subastas, a empresario editoriales, a bancos como Santander y también a los herederos de emporios internacionales como Walmart, nos extenderíamos hasta abarcar varias páginas. Y ese no es el fin.

Juan Carlos Cruz │

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *