Videojuegos de arte: al límite de lo interactivo

Los videojuegos de arte son cada vez más populares como experimentos o exploraciones artísticas, pero, ¿pueden considerarse un medio artístico?

 

En 2019, el artista Michael Frei y el programador Mario von Rickenbach publicaron Kids, un juego para PC donde el usuario debe manipular pequeñas figuras individuales. Su número poco a poco crece, hasta convertirse en multitudes que se mueven juntas, como si fueran uno solo. Hasta que llega el momento en que una multitud se vuelve una sola entidad, a través de la interacción del jugador, que manipula, mueve y empuja las masas del juego. Con sus gráficos minimalistas e interacción sencilla, Kids parece ser parte de los llamados “videojuegos de arte”, pero, ¿en qué consisten estos realmente? ¿Existe el arte como videojuego?

La discusión respecto a los videojuegos como expresión artística se centra en la función que estos desempeñan en el arte contemporáneo. Si bien este medio existe principalmente como entretenimiento, hay cada vez una inquietud mayor por explorar situaciones humanas, emociones e historias únicas a través del software interactivo.

¿De qué hablan los videojuegos de arte?

Tenemos, por ejemplo, That Dragon, Cancer. Este es un juego independiente autobiográfico. En él su creador, Ryan Green, narra su experiencia de vida cuando Joel, su hijo de menos de un año de edad, es diagnosticado con una rara variedad de cáncer, hasta su fallecimiento antes de cumplir cuatro años de edad.

videojuegos de arteImagen tomada de www.vice.com/

Aquí, la interactividad del videojuego obliga al espectador a vivir la experiencia de Green de una manera sumamente personal. Hace que el jugador sea partícipe de los cuatro años que tuvo a su hijo antes de sucumbir al cáncer.

La interactividad también es clave para entrar al espacio mental de sus creadores, reviviendo escenas de la vida doméstica de los Green mientras esperan la muerte inevitable de su hijo. Te empuja a formar una empatía única con las emociones, el sufrimiento y la desesperanza de una situación tan extrema como esta. 

videojuegos de arteImagen tomada de www.malavida.com

Esto es el alma de la discusión de los videojuegos de arte, ya que cada vez hay más ejemplos donde diferentes artistas se dan cuenta del poder de la interacción para dar un mensaje.

Podemos mencionar el juego Papers, please, que pone al jugador en los zapatos de un agente de aduana, quien tiene que decidir si deja entrar a inmigrantes y refugiados al país o no, como parte de una lucha constante entre el deber burocrático y la empatía humana. ¿Arriesgarías tu empleo por dejar pasar a un joven cuyo pasaporte tiene errores? ¿Y si está huyendo de algo? ¿Y si te está mintiendo? ¿Y si te equivocas y tu familia sufre?

videojuegos de arteImagen tomada de https://es.ign.com/journey-ps4/95207/review/journey-analisis-para-ps4

Journey, por otro lado, es un juego cooperativo donde dos jugadores deben trabajar juntos para completar la aventura, pero sin ninguna comunicación directa. La identidad de tu compañero es completamente anónima y se asigna al azar. Ello desafía a completar el juego sin saber nunca quién fue la persona del otro lado de la pantalla que te ayudó a superarlo. 

El juego simplemente te deja con esa conexión que formaste, por unas horas, con alguien en algún lugar del mundo que nunca conocerás en la vida real. ¿Qué significa esta relación en el mundo real?

videojuegos de arteImagen tomada de www.alfabetajuega.com

Incluso experimentos como Getting Over It with Bennet Foddy, el cual te da la tarea de escalar una montaña con un martillo. Una tarea ardua en la cual el más mínimo error te puede hacer caer de regreso al principio.

Toda una prueba en paciencia y perseverancia que Bennett Foddy, el creador, aprovecha para reflexionar sobre la naturaleza del “obstáculo” en un juego. Si sabes que lo puedes superar, no es realmente un obstáculo, ¿verdad?. Así como la naturaleza “basura” del mundo digital, donde el contenido se consume y se descarta en minutos, dejando atrás un basurero infinito de creaciones constantemente descartadas.

Videojuegos como la nueva narrativa

Esta es tan solo una pequeña muestra de la magnitud de los videojuegos de arte, cada vez más populares ya que son un medio en el cual el participante puede realmente afectar los resultados, o ser obligados a tomar decisiones y ser partícipes en situaciones que quizá nunca encontremos en la vida real. En ellos se adquiere una textura mucho más personal y cercana de lo que una novela o una película podría tener. 

Y aunque el debate sobre la validez de los videojuegos como arte se sigue discutiendo, no cabe duda que la experimentación con la interactividad ha producido experiencias artísticas únicas. Ejemplos como That Dragon, Cancer o Getting Over It muestran la promesa de la interactividad en el software de entretenimiento de hoy. ¿Cómo se verá el panorama de los videojuegos de arte en el futuro?

Por Sergio A. Martínez

Referencias

Kids (2019). Playables. PC. Estados Unidos.

That Dragon, Cancer (2016). Numinous Games. PC. Estados Unidos.

Journey (2012). thatgamecompany. PlayStation 3. Estados Unidos.

Papers, please (2013). Lucas Pope. PC. Estados Unidos.

Getting Over It with Bennett Foddy (2018). Bennett Foddy. PC. Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *