Marina Abramovic: La artista está presente (en el performance)

Marina Abramovic

La obra de Marina Abramovic siempre será objeto de fascinación por las emociones humanas que sus instalaciones performance provocan. 

Aunque es controversial, dependiendo de a quién le preguntes, la práctica del arte performance es uno de los medios más populares en el arte contemporáneo. En estas se persigue la idea de crear un contexto vivo en el cual la audiencia se engancha y participa con el desarrollo de la obra. Y una de las artistas más famosas por empujar este medio hasta su límite es Marina Abramovic. Artista originaria de Serbia, cuyos performance han difuminado la línea que existe entre artista, espectador y participante. ¿Pero que hay en la obra de esta artista que causa reacciones tan fuertes? Quizá la respuesta está en su obra La Artista Está Presente, uno de las obras performáticas más famosas de todos los tiempos.

Activa desde hace cuatro décadas, Marina Abramovic no es extraña a organizar performance provocativos, que aspiran crear un efecto profundo en su audiencia. Entre estos ejercicios artísticos, uno de los más conocidos es quizá Rhythm 0 (Ritmo Cero) de 1974, en el cual decidió probar el límite del cuerpo humano y las relaciones sociales. En él dejaba que los visitantes hicieran lo que quisieran con su cuerpo, a través de varios objetos que podían producir tanto placer como dolor. Con un letrero que los absolvía de cualquier responsabilidad, la audiencia pronto comenzó a soltar instintos cada vez más bajos, con violencia y asaltos sexuales menores infligidos en el cuerpo de Abramovic. Hasta que una pistola fue casi disparada en el performance, acto por lo cual tuvo que suspenderse de manera abrupta.

performanceImagen tomada de www.artmonthly.co.uk

Sin embargo, su performance más famoso es sin duda La Artista Está Presente, llevado a cabo en el Museo de Arte Moderno de Nueva York en 2010. Una verdadera prueba de aguante y arte. En ella Abramovic permaneció durante 736 horas en el museo, recibiendo la visita constante de centenares de participantes. El único objetivo era sentarse en silencio con la artista, mientras ella mantenía contacto visual constante, en silencio. 

Nadie podía imager que alguien se tomaría el tiempo de sentarse y simplemente engancharse en una mirada mutua conmigo […] Fue una completa sorpresa… Esta enorme necesidad de los humanos para realmente tener contacto”, expresó la artista sobre el hecho de que la silla frente a ella, al otro lado de la mesa, siempre estuvo ocupada.

Con más de 1,500 visitantes, entre los que se encontraban celebridades como James Franco o Björk, La Artista Está Presente resultó una pieza que no solo examinaba el contacto entre seres humanos, sino también la ausencia de un tiempo definido, pues no había límites en el tiempo que uno deseara sentarse con la artista, e incluso hubo visitantes que se quedaron el día completo.

La simpleza de su preparación hablaron sobre el límite entre audiencia y artista en el performance, ejemplificado incluso con la visita sorpresa del artista alemán Ulay, quien no solo colaboró en muchas piezas con Abramovic, sino que formó una relación sentimental que duró años. Las lágrimas de Ulay al reencontrarse con su compañera, y el tocamiento breve de manos que hubo entre ambos artistas, la única ocasión en que Abramovic mantuvo contacto físico con algún visitante de la instalación. Esta fue una de las imágenes fundamentales de este evento.

Sin duda una pieza de profunda influencia en el medio, esta obra se ha vuelto parte de la cultura popular desde aquellos tres meses en el MoMA, y demuestran la habilidad y talento de Marina Abramovic para permanecer al filo del arte perfomance, al enganchar a su audiencia con las emociones más humanas. Ya sea por medio del placer, el dolor, el sufrimiento o el mero contacto humano, esta artista no solo valida un medio artístico tan divisivo, sino que lo hace apelando a aquello que todos tenemos dentro.

 

Por Sergio A. Martínez

 

Referencias

Taylor, R. (2010). “Marina Abramović, The Artist is Present. Khan Academy”. Estados Unidos. Recuperado el 14 de abril de 2020 de: https://www.khanacademy.org/humanities/art-1010/conceptual-and-performance-art/performanceart/a/marina-abramovi-the-artist-is-present 

Linares-González, M. (2017). “Yo soy el objeto: Marina Abramović en Rhythm 0”. Amberes Revista Cultural. México. Recuperado el 14 de abril de 2020 de: http://amberesrevista.com/yo-soy-el-objeto-marina-abramovic-en-rhythm-0/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *