‘Hylics’: explorando la brecha entre lo material y lo digital

La importancia de lo material en la vida cotidiana parece perderse. Es por ello que el experimento de Hylics, un videojuego hecho de arcilla, es tan cautivador.

Mientras nos adentramos más y más a los espacios digitales, en los cuales los bienes existen como código de programación, y la interacción humana cara a cara es cada vez menos necesaria para funcionar socialmente, sin duda hay cierta pérdida de conexión con lo tangible. El trabajo, el entretenimiento y hasta el romance pueden ocurrir en casa, detrás de una pantalla, creando una brecha notoria entre el mundo material y el digital.

Los primeros cibernautas ya lo veían venir: como parte de su slang, surgió el término meatspace, “el espacio de la carne”, para diferenciar lo que sucedía fuera del cyberspace, o “el espacio de la información”. Pero ¿qué significa para nosotros la pérdida de dicha tangibilidad? ¿Hay manera de explorar esta brecha, y de paso, reconciliarla?

hylicsImagen tomada de http://www.hardcoregaming101.net/hylics/

Sobre el mundo de arcilla digital de Hylics

En la escena independiente del videojuego, el nombre de Mason Lindroth no es extraño, aunque se sepa poco de él como individuo. Lo que habla es su obra, la cual se ha hecho de cierto renombre por conformarse de un portafolio de juegos experimentales nacidos gracias a Ludum Dare, un game jam donde los participantes deben crear un juego en un solo fin de semana desde cero.

Es a partir de estos experimentos que surge una de las experiencias estéticas e interactivas más interesantes de la última década: Hylics, un “programa recreacional con elementos ligeros de juego de rol japonés”, publicado en 2015 para PC. Y sin contar sus elementos básicos de RPG, es su construcción visual lo que impacta al jugador. Hylics es un juego surrealista, cuyos gráficos pastel fueron creados a partir de esculturas de arcilla o plastilina, digitalizadas y animadas por stop-motion. El resultado es un juego con un peso bastante único, ya que todo lo que sucede en pantalla tiene cierta cualidad física, maleable, tangible.

hylicsTomada de http://www.hardcoregaming101.net/hylics/

La premisa de Hylics es sencilla: el protagonista, Wayne, se embarca en un viaje para encontrar y derrotar al Rey de la Luna, Gibby. Durante el camino, forma un grupo de aventureros (conformado por el caballero Pongorma, el arqueólogo Dedusmuln, y la obsesiva de los insectos, Somsnosa), explorando un mundo que funciona a partir de una lógica muy específica.

El resto de la trama es irrelevante. Como interpretación alterna de los videojuegos de rol tradicionales (sin llegar a lo satírico), la narración y los diálogos de los personajes están generados al azar por un programa de texto, lo cual crea conversaciones sin conexión ni contexto que remarcan la realidad absurda del mundo de Hylics.

Esto se refleja en cada elemento que conforma el sistema de juego. En lugar de las estadísticas tradicionales que gobiernan un juego de rol (es decir, los números que simbolizan la fuerza, destreza, constitución, inteligencia, sabiduría y carisma del jugador), los personajes de Hylics se valen de su “poder”, “textura”, “alegría”, “cocina”, “agallas” y “filología”, y es tarea del jugador descifrar a qué se refiere cada uno. Por otra parte, en lugar de los puntos de vida (HP, o hit points) y de magia (MP, o magic points) usuales, el juego ofrece “carne” y “voluntad” como representación de las habilidades del grupo.

hylicsImagen tomada de http://www.electrondance.com/a-note-on-hylics/

Esto no solo tiene como fin darle una atmósfera absurda muy particular a Hylics, sino que sirve para reforzar el concepto central del juego: la tangibilidad del mundo en que habita. El título del juego ya nos da una pista: en el sistema del agnosticismo, la palabra griega hylic se refiere a lo físico, y es la categoría más baja del cuerpo: le sigue lo psychic (o el alma) y lo pneumatic (o el espíritu).

Así obtenemos un juego que gira alrededor de la tangibilidad de lo que nos rodea. Todo en Hylics se habla de lo maleable, de los cuerpos. Cuando Wayne y compañía pierden una batalla, podemos ver una animación de la piel del protagonista derritiéndose de sus huesos (o sea, perdiendo literalmente toda su “carne”). No pasa nada; el más allá tiene un sistema de portales que te permiten volver sin ninguna penalización. En contraste, los enemigos caídos (con nombres como Cultistas del Cono u Hologramas Siniestros) a veces dejan carne detrás, que puedes utilizar para hacer más fuerte a tu banda de aventureros.

hylicsImagen tomada de http://www.hardcoregaming101.net/hylics/

Entonces este se convierte en un videojuego de simbolismo, fundamentado en una sola idea: lo material, incluso en espacios digitales. El peso de sus gráficos de arcilla, animados a detalle, nos recuerda que estamos viendo algo que existió en algún momento en la vida real (en el meatspace), por más extraño y surreal que resulte. Esto crea una situación en que Wayne, el protagonista con cabeza de luna, es más “real” que los gráficos super detallados tan populares hoy en día.

Hylics es un ejercicio de recuperación del arte de lo tangible, de lo real, aunque sea a través de una pantalla. La aventura de sus protagonistas cuenta porque, de cierta manera, ocurrió en la realidad; Mason Lindroth las moldeó a mano y creó un mundo digital a partir de arcilla. ¿Podremos recuperar un día nuestra conexión con un entorno que se puede tocar? ¿Podremos recordar que somos hylics, y que necesitamos de nuestra parte material, aunque la tecnología diga lo contrario? Una pregunta casi filosófica, que se puede ponderar mientras se está en búsqueda del Rey de la Luna.

Por Sergio A. Martínez │

Referencias

Priestman, C. (27 de julio del 2015). “The Material World Of Mason Lindroth”. Estados Unidos: Kill Screen. Recuperado el 9 de julio de 2020 de https://killscreen.com/previously/articles/material-world-mason-lindroth/

Priestman, C. (23 de agosto del 2015). “Hylics Might Be One Of The Strangest Yet Beautiful RPGs You’ll See”. Estados Unidos: Siliconera. Estados Unidos. Recuperado el 9 de julio de 2020 de https://www.siliconera.com/hylics-might-be-one-of-the-strangest-yet-beautiful-rpgs-youll-see/

Mason Lindroth: https://masonlindroth.tumblr.com/games

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *