Una fábula del arte conceptual

arte conceptual

Nathaniel Hawthorne anticipó el arte conceptual en una breve fábula que hoy se lee como un manifiesto.

Arte conceptual

El siglo antepasado un escritor norteamericano, Nathaniel Hawthorne (1804-1864) compuso “Feathertop”, breve fábula que, releído hoy a la fría luz de las actuales perspectivas, funge como un inconsciente manifiesto del arte conceptual.

Es coprotagonizado por la bruja Madre Rigby y protagonizado por el espantapájaros que da nombre al cuento. Feathertop tenía por columna vertebral un viejo palo de escoba; por manos un mayal y un cucharón; por piernas, un azadón y una estaca; por pulmones y estómago, un morral lleno de paja; y por cabeza una calabaza.

Como la bruja era una perfeccionista detalló a su “creación” con un par de agujeros en la cabeza por ojos, una sonrisa hecha de un tajo y una berenjena como nariz. Al cabo le insufla vida a este Adonis insertándole su propia pipa en la boca.

En efecto “la vieja terca proyectó la energía de su voluntad con tanta violencia contra este conjunto de madera vieja, andrajos y paja húmeda que el engendro sintió la necesidad de mostrar que era un hombre pese a que la realidad fuera otra, y así caminó hasta colocarse bajo los rayos del sol”.

arte conceptual

Feathertop brilla en sociedad y seduce a la hija de un magistrado, en fin, todo marcha espléndidamente hasta que él mismo y quienes lo rodean comienzan a notar que lo que él conceptualiza es más importante que él mismo en tanto que objeto físico o material.

Acto final, el espantajo decide dejar de existir y arroja la pipa que lo animaba a manera de suicidio. Su demiurgo enuncia esta especie de epitafio: “pobre Feathertop, sus sentimientos son demasiado tiernos y su sensibilidad muy profunda. Parece tener mucho corazón para pelear por su propio bienestar en un mundo tan vacío y despiadado”.

  Juan Carlos Cruz│

Fuentes

Hawthorne, Nathaniel, The complete novels and select tales, Random House, Inc, 1965

Juanes, Jorge, Más allá del arte conceptual, Conaculta, 2002

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *