Historia de un ready-made

mango en una vitrina

Hace poco más de cincuenta años China realizó un ready-made casi como por descuido.

China y el culto al mango

La banana con cinta gris de Maurizio Catteland no es la única fruta célebre. En China, hace más de cincuenta años, en un periodo que se conoció como la Revolución Cultural, se le rendía culto al mango.

Esto fue durante el pináculo del poder político de Mao Tse-Tung, de 1966 a 1976. En uno de los muchos encontronazos por el poder, Mao había enviado a 30 000 obreros —únicamente armados del Libro Rojo— a luchar por él.

Estos salieron airosos, y, como recompensa, su líder, Mao, les regaló aproximadamente unos 40 mangos que la víspera le había obsequiado el canciller de Pakistán.

Al ser un premio simbólico dentro de una batalla que había sembrado la anarquía, de pronto esas fragantes frutas se convirtieron en el emblema de la pacificación y del fin de un periodo de caos y violencia.

Como en ese momento en el norte de China el mango no era conocido, los lugareños pasaron toda la noche observándolos, oliéndolos, retratándolos y acariciándolos, como si de una incomparable obra de arte se trataran.

Cada uno de los cuarenta mangos salió de gira a las diferentes fábricas para levantar la moral de los obreros. Se exhibían en fruteras o vitrinas de vidrio tal como ocurre con las reliquias sagradas o como con los ready-made de Duchamp.

mango en una vitrina

Un fruto polisémico

Después, como fruto de lo anterior, tales mangos subieron su precio, y, como corolario, pronto comenzaron a replicarse copias de cera de la fruta por toda la región.

Se decía que el mango era Mao, y el que se burlara de esto era sancionado e, incluso, ejecutado.

Un artículo inspirado en las investigaciones de la historiadora del arte Freda Murck (experta en el tema) comenta: “el Partido Comunista fabricó rápidamente artículos para el hogar con variaciones sobre el tema, desde sábanas y tocadores hasta jabones con aroma de mango”. Y así nació este ready-made.

 

 

Juan Carlos Cruz │

 

 

One thought on “Historia de un ready-made

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *