Enigmáticas exposiciones de arte

John Cage

Exposiciones de arte contemporáneo que fueron como un acertijo de la esfinge de Tebas.

 

Exposiciones para descifrar

 

Por el momento están en pausa esos performances que por sí mismos son las inauguraciones, exposiciones y cocktail parties donde los creadores presentan sus novedades.

 

Pero sin duda estos eventos forman parte de la parafernalia del arte contemporáneo. A su manera es una especie de carnaval: un paréntesis donde los excéntricos se mezclan con los sobrios, los creativos con los funcionarios y los dadivosos con los cazacocteles.

 

Entre las más enigmáticas exposiciones se encuentra el recital de John Cage, 4’ 33’’ (1951) donde el músico se sentó y no tocó nada para “oír” el silencio (“oía dos sonidos, un alto y un bajo. Cuando se los describí al ingeniero a cargo, me informó que el alto era mi sistema nervioso y el bajo mi sangre en circulación”).

 

 

La idea no era del todo original, se inspiraba en una muestra de Robert Rauschenberg. Este último había montado una sala donde había unos lienzos impolutos, completamente en blanco (de esto no se infiere que el pintor y el músico eran unos charlatanes, ambos tienen un gran corpus de obra, solo querían hacer filosofía taoísta con sus respectivas musas). 



“Implosión”
 

 

Más recientemente, en el 2020, no solo un artista, sino una crítica, protagonizaron uno de esos episodios enigmáticos que solo el arte contemporáneo nos puede ofrecer. En su ronda en una exposición en Zona Maco, Avelina Lésper hizo “implotar” la obra Nimble and sinister tricks (to be preserved without scandal and corruption).

 

 

Dicha obra (valuada en 20 000 dólares) de Gabriel Rico constaba de un cristal templado vertical sostenido por dos ángulos de herrería de latón y atravesado por un balón de fútbol, una pelota de tenis, una piedra, una vara, un cuchillo y una pluma. Lésper se acercó a dicha obra, se agachó para dejar una lata de refresco y el delgado vidrio explotó. Este episodio fue el happening del 2020.

 

 

Juan Carlos Cruz│

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *