De la pantalla a la hiperpantalla

robots

Naim June Paik anticipó la omnipresencia de las pantallas y de paso fundó una tradición: el videoarte.

 

Arte y pantalla

Alguien dijo que muchas de las novedades no están en la actualidad sino en el pasado. En 1950 Nam June Paik comenzaba una exploración cuya influencia dejó huellas por todas las avenidas del arte contemporáneo. Era al mismo tiempo un artista de anticipación tecnológica y un formidable humorista.

 

Su robot de los años sesenta, el k-456, elaborado con pedazos de metal, telas, una grabadora, ruedas para caminar y un altavoz que reproducía la retórica de John F. Kennedy fue el primero de muchos más. Pero ahí estaba su manifiesto artístico: “realizar pieza a partir de objetos desechables relacionados con las tecnologías de la comunicación”.

robots

Repetía como un calco aquello que decía Roland Barthes según lo cual la historia de un artista es la historia de un solo tema y sus variaciones. En el caso de coreano/americano una de estas variantes era la omnipresencia (para bien y para mal) intrusiva y plenipotenciaria de las pantallas.

 

La discusión sobre si estas esculturas-robots e instalaciones de videoarte son arte o no son arte porque no se ciñen a los materiales y logísticas consagrados ya suena tan desfasada como aquella que sostenían en la Edad Media sobre qué sexo tenían los ángeles. Los efectos de la hiperpantalla (celulares, tablets, pc) sobre las costumbres son tan caudalosos e imparables… En sus postreros días Nam June Paik experimentaba con electrogramas e imágenes cinemáticas diversas.

robots

Es útil averiguar los procesos creativos de los artistas como June Paik pues ello aproxima a ese misterioso dínamo del que surge la creatividad. Desde el 2009 el Smithsonian  American Art Museum guarda los archivos, piezas que Nam June Paik trabajó durante más de cinco décadas a partir de 1950.

 

 

Fuentes

Nam June Paik Archive, Smithsonian American Art Museum (temporalmente cerrado)

 

 

Juan Carlos Cruz

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *